7 formas de hacerse el Sueco

Siete-formas-de-hacerse-el-sueco-7

Justo ayer antes de escribir este post puse “7 formas de…” en google y me encontré con estas tres primeras búsquedas:

7 formas de ver el mundo

7 formas de evitar la fatiga visual

7 formas de aumentar tu fuerza de voluntad

Así, por este orden. Las dudas existenciales y el vacío en el estómago, casi lo mismo. Y pensé ¡¿qué es lo que busca la gente en google?! Pues hoy no vamos a hablar de ninguna de estas tres (lo dejamos para otra ocasión), en vez de eso, vamos a ver otras 7 formas que estoy segura os van a gustar mucho.

Más allá de Ikea, existe un estilo de vida sueco: el de su paisaje y sus ciudades; el de su gastronomía y su peculiar pero curiosa cultura. Este es un viaje al norte entre vikingos y lapones, senderos y pistas de esquí, museos a tutiplén y miles de islas y lagos, diseñadores que triunfan en todo el mundo y jóvenes chefs que reinventan la tradición sueca. Por eso, hoy vamos a descubrir 7 formas de hacerse el sueco.

Visitar Estocolmo

Siete-formas-de-hacerse-el-sueco

Lo primero, imprescindible, inevitable e inolvidable es visitar la capital, sobre todo las sinuosas calles adoquinadas de Gamla Stan, el centro histórico, puedes ver un post donde hablo sobre las calles de Estocolmo aquí.

Estocolmo es una ciudad que se apoda a sí misma belleza sobre el agua, pero no es presunción, sino la pura realidad. Su aspecto no defrauda, sus abundantes y relucientes canales reflejan la oblicua luz del norte en edificios con tonos tierra. Además, es una ciudad llena de museos, magníficos restaurantes y miles de tiendas. Estocolmo es pasarela, sala de exposición y cocina de investigación a la vez.

Fika, una pausa para tomar café a cualquier hora del día y en cualquier lugar

Siete-formas-de-hacerse-el-sueco-1

Más que una pausa para el café, es un tiempo para compartir, conectar y relajarse con los compañeros del trabajo. Algunas de las mejores ideas y decisiones ocurren durante la fika, pero de esta pausa para el café hablaremos más a detalle en el próximo post.

Godis, las tentaciones de los supermercados

Siete-formas-de-hacerse-el-sueco-2

Mi debilidad nórdica sin duda han sido los godis o chucherías como las llamamos en España. En Suecia gustan mucho los sabores como el lakrits o regaliz, y el regaliz salado también conocido con la palabra finlandesa salmiak, como decimos en mi país Bolivia, "wacala", que significa que no me gusta para nada.

También están muy de moda las golosinas ecológicas, que se caracterizan por estar hechas prácticamente en su totalidad con ingredientes naturales y no incluir colorantes peligrosos para la salud, pero además de las típicas golosinas dulces también los godis pueden ser almendras, pasas, nueces y otro tipo de picoteo que se vende por peso. ¡Sin duda toda una tentación!

Estilo por donde se vea

Siete-formas-de-hacerse-el-sueco-3

Si algo me gusta de Suecia es como viste la gente. Siempre me ha llamado la atención ese estilo tan suelto, abrigos ligeros casi rozando el suelo, sin olvidar las zapatillas blancas que dejan asomar un trozo del tobillo. Recuerdo que cuando lo comenté en un tren un niño sueco me contestó: “puede que haga frío pero se ve muy bien” y tiene toda razón.

Vida Healthy

Siete-formas-de-hacerse-el-sueco-4

Olvídate de las hamburguesas de McDonald's o el pescadito frito de Andalucía. En Suecia la comida es muy sana. La mayoría de las personas se preocupan mucho por la alimentación y consumen en su mayoría productos ecológicos.

Rodéate de verde

Siete-formas-de-hacerse-el-sueco-5

Sin duda, Suecia es uno de los países más verdes del norte de Europa. Rodeado de paisajes naturales, lagos y bosques, visitarlos es sin duda una maravilla. Descubrir todos los rincones verdes de Suecia es toda una aventura que no debes dejar pasar.

Te presento tu nuevo medio de transporte, la bicicleta

Siete-formas-de-hacerse-el-sueco-6

Si quieres hacerte al sueco al 100% debes hacerlo montado en una bicicleta. Este es el transporte público por excelencia en casi todo el país. Así que podrás hacerte al sueco cuando conduzcas una bicicleta, a la vez sostengas un café en una mano, en la otra un paraguas y puedas mantener el equilibrio donde vayas.

¿Y tú también quieres hacerte al sueco?

Deja un comentario

En esta web encontrarás creatividad, viajes ¡y cookies!. Las tenemos para viajar creativamente. Si sigues, es que quieres continuar viajando. Más info: Política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies