El Transiberiano, el viaje de mis sueños

El-Transiberiano-el-viaje-de-mis-suenos-14

La vida está hecha para cumplir sueños, y realizar el Transiberiano ha sido uno de los más grandes sueños de mi vida que hace poco pude hacer realidad. 

Habrás oído hablar de él... El mítico Tren Transiberiano, el viaje de tu vida, también llamado El Oro de los ZaresZarengoldGolden Eagle o el Gran Transiberiano Express.

Poco puede decirse del viaje del Transiberiano que no se sepa ya. En el cine, en la literatura y en la vida real, este tren que recorre miles de kilómetros, más de 9000, es más que un mito. Un tesoro en forma de experiencia, que cualquiera que lo viva, no podrá olvidar jamás. Es uno de esos viajes que todos tenemos grabados a fuego como "el viaje de nuestros sueños".

Aunque no he realizado todo el trayecto completo, por falta de tiempo básicamente, he disfrutado y vivido esta experiencia al máximo y quería poder contárosla más de cerca.

El-Transiberiano-el-viaje-de-mis-suenos-5El-Transiberiano-el-viaje-de-mis-suenos-4El-Transiberiano-el-viaje-de-mis-suenos-9

Subirse al Tren Transiberiano supone viajar en el sistema ferroviario más extenso del planeta. El recorrido completo de esta línea férrea, de 9.288 kilómetros de largo, une las ciudades de Moscú y Vladivostok. Desde la capital rusa, en el continente europeo, a la costa rusa del Océano Pacífico, en el mar de Japón. El tren cruza siete husos horarios, aunque dentro del convoy y en las estaciones de todo el recorrido se utiliza siempre el horario de Moscú.

Este tren mítico hace numerosas paradas a lo largo de todo el trayecto. Para los viajeros, hay paradas clave que permiten ir conociendo la transición entre los territorios europeos y la lejana Siberia asiática. Las ciudades más importantes de la ruta son, Ekaterinburg (en plena cordillera de los Urales), Novosibirsk (ya en Asia), Irkutsk (muy cerca del impresionante Lago Baikal), Ulan Ude (ciudad que permite la conexión con el Transmongoliano), Khabarovsk (a pocos kilómetros de la frontera norte de China) y, finalmente, Vladivostk (final de ruta en el extremo oriental de Rusia).

Yo hice uno de los trayectos cortos, pero aun así pude vivir la Rusia profunda y no dudaría en volver a hacerlo, esta vez completo of course!

El-Transiberiano-el-viaje-de-mis-suenosEl-Transiberiano-el-viaje-de-mis-suenos-2El-Transiberiano-el-viaje-de-mis-suenos-8El-Transiberiano-el-viaje-de-mis-suenos-7

Si quieres vivir la experiencia en el tren al máximo, te recomiendo elegir la tercera clase. Vas a viajar con rusos, ya que en estos vagones casi no hay extranjeros. La gente suele ser muy amigable con los extranjeros; intentan hablarte, en ruso; te invitan a comer y beber con ellos, y no les rechaces el vodka porque se enfadan y mucho.

Pese a ser el pasaje más barato las comodidades no faltan: hay camas ubicadas en camarotes para cuatro personas; dispones de agua caliente para hacer té, café, y nudles (fideos); hay dos baños compartidos con todos los pasajeros del vagón y un bar común. El único inconveniente es que no hay duchas, con lo que no podrás bañarte en los días que estés a bordo del tren, pero la oportunidad de compartir recorrido con los viajeros locales vale la pena.

Será el viaje de tu vida, ¡sin duda alguna!

El-Transiberiano-el-viaje-de-mis-suenos-1El-Transiberiano-el-viaje-de-mis-suenos-11El-Transiberiano-el-viaje-de-mis-suenos-10El-Transiberiano-el-viaje-de-mis-suenos-13

Deja un comentario

En esta web encontrarás creatividad, viajes ¡y cookies!. Las tenemos para viajar creativamente. Si sigues, es que quieres continuar viajando. Más info: Política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies