Fika, una pausa creativa

Siete-formas-de-hacerse-el-sueco-1

Aunque soy más de té que de café, he de reconocer que esto de la fika engancha.

En Suecia el café es mucho más que una simple bebida, es un momento de desconexión, de disfrutar del placer de nuestra taza favorita. Es también un momento perfecto para compartir con amigos, con la familia o con los compañeros de trabajo, por eso tanta gente practica la fika, la pausa creativa para el café obligatoria de la que han hecho todo un arte.

El sueco no es un idioma fácil, pero se dice que las primeras palabras que aprende el viajero, las realmente importantes, son hej (hola), tack (gracias)fika, pero fika no se puede traducir, aunque podemos definirlo como una pausa para tomar café, en realidad es un concepto exclusivo de Suecia. Es casi un rito cultural, un hábito diario que todos los suecos aprenden desde niños, y se convierte es un momento crucial cuando empiezan a beber café por primera vez.

Para un sueco practicar la fika no tiene nada de extraordinario, es, sencillamente, parte de su día a día, de su razón de ser. Es algo propio de su cultura y que dice mucho del modo de vida que se practica en las frías tierras del norte. Pararse un momento en medio del ajetreo diario a disfrutar de una buena taza de café es un derecho y una obligación para los suecos, y cualquier extranjero que haya vivido un tiempo en Suecia habrá quedado enganchado para siempre.

Dicen que algunas de las mejores ideas y decisiones ocurren durante la fikaLa fika, es para mí, una pausa creativa en la que fluyen las ideas y que sin duda funciona muy bien.

Al fin y al cabo todos nos merecemos darle al botón de pausa de vez en cuando, y qué mejor que hacerlo en buena compañía y con nuestra taza de café favorita. Y tú, ¿te animas a “fikear”?

Deja un comentario

En esta web encontrarás creatividad, viajes ¡y cookies!. Las tenemos para viajar creativamente. Si sigues, es que quieres continuar viajando. Más info: Política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies