Lo que aprendí este 2017

El 2016 empecé con esta pequeña reflexión en el blog, y aunque ahora la haga el primer día del año, me gustaría repasar algunas de las mejores cosas y todo lo que aprendí el 2017.

Para mí este 2017 ha sido un año muy importante, un año de nuevos comienzos. 

Ha sido un año, en el que además de cumplir los 30, he trabajado como loca, pero también ha sido un año en el que he crecido mucho a nivel personal y profesional. Siento que estoy en un momento en el que, por fin, después de muchos años de trabajo estoy comenzando a ver los frutos del mismo.

Comenzar una nueva empresa no es tarea fácil, requiere mucho esfuerzo, intuición, capacidad de superación, determinación, constancia, trabajo duro y saber disfrutar de los logros cuando llegan. Todavía me queda un camino muy largo por delante, pero soy inmensamente feliz y tengo la confianza de que estoy haciendo bien las cosas. Estoy segura que el 2018 me tiene preparadas sorpresas maravillosas y muchos cambios que muy pronto os podré contar a todos.

Lanzar mi empresa no es lo único que he conseguido este año. También he viajado y recorrido el mundo compartiendo muchos momentos especiales de estos viajes con vosotros. He descubierto lugares maravillosos, culturas únicas, he soñado, reído y llorado de emoción al ver cosas que jamás pensé que vería… He crecido.

Aprendí que cuánto más viajo, más ganas tengo de seguir viajando. Que el mundo se ve diferente mientras más viajas, mientras más aprendes, mientras más conoces gente. Doy gracias a la vida por tanta oportunidad de aprender, de viajar y de conocer gente maravillosa. ¡El año que viene se vienen muchos más viajes y aventuras por el mundo!

También he aprendido que la salud es lo primero. Empecé el año con mucha fuerza, dedicada muchísimo a mi gran pasión, mi trabajo. Sé que me quejo por vicio, pero como os he contado antes, he trabajado como una loca, y es que los sueños no se construyen de la noche a la mañana. A lo largo del año me di cuenta de que estaba echando más horas que un reloj, y a finales del año mi cuerpo frenó en seco enseñándome que por más Superwoman que me crea tengo que cuidarme. Y este es uno de mis grandes propósitos para 2018, mi salud. Porque sin salud no hay nada.

Y por supuesto aprendí que no soy mujer de retos fáciles (esto me pasa todos los años). Que sacar una empresa adelante y seguir pensando en emprender, demuestra que lo mío no es amor por lo sencillo. Que me gustan los retos y que mientras más grandes mejor. Que no hay nada más rico que disfrutar de los éxitos cuando te han costado tanto, y que se disfrutan mucho más cuando lo haces junto a la gente que quieres.

Empiezo 2018 en uno de mis rincones favoritos del mundo, mi ciudad, La Paz - Bolivia. Quiero desearos un feliz comienzo de año. Que soñéis, que os arriesguéis, que riáis a carcajadas, que saltéis, que viajéis, que descubráis, que probéis, que améis… porque eso es la vida. ¡Feliz Año Nuevo y que 2018 nos sorprenda!

Deja un comentario

En esta web encontrarás creatividad, viajes ¡y cookies!. Las tenemos para viajar creativamente. Si sigues, es que quieres continuar viajando. Más info: Política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies